lunes, 15 de junio de 2009


Búscame que te busco y no te encuentro.
No me busques...que no me encontrarás.
Ven que te deseo, cobíjate en mi cuerpo,
viértete en mi, derrámate en mi entraña.
Bebe mi miel, desata mi pasión.
Aléjate de mi, no me provoques.
Ven a jugar...mirar y no tocar.
Amárrame a tu cuerpo y no me sueltes.
Conjuga con mi boca el verbo amar.

15 comentarios:

  1. Me recordaste un poema...con eso de conjuggar el con la boca el verbo amar...

    un saludo. ¿ Estas en el India ?...debes contarme..me apasiona el sureste asiatico

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Te buscaré, pero no para encontrarte y cuando no te busque... me encontraré.
    Soñaré tu deseo sin cobijarme en tu cuerpo y derramaré en mi el saber de tu entraña.
    Beberé la miel de la pasión, me alejaré para no provocar, jugaré y no tocaré.
    Pero no olvides que me amarraré no me soltaré y mil siglos estaré intentando aprender a conjugar, el maravilloso verbo amar.
    Gracias por tus sentires.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. muy lindo blog !!!!!!!!!!!!!!!!!

    abrazo grande

    Fede Hamelinn

    ResponderEliminar
  5. Noelplebeyo, gracias por estar aqui. Conjuguemos el verbo amar.

    ResponderEliminar
  6. Inmejorable Selu. ¿Sentiras conmigo?
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Hammelin, bienvenido. No te vayas nunca.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. adoro el juego,
    en una partida publica conjugo contigo,
    sin dejarme conjugar,
    así te encuentro mientras me pierdo,
    y se que te perderás con tu boca en mi tiempo,
    besos

    ResponderEliminar
  9. Muy bonito poema y excelente blog. Me gustó mucho leerte. Te sigo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Te busco y no te encuentro..... Aparece...

    ResponderEliminar
  11. ¿Es fácil encontrarte o sólo por buscarte se te encuentra?? Bonito poema amiga

    ResponderEliminar
  12. Nunca dejamos de ser niños perdidos en nuestros juegos eternos.

    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  13. No sé si molaría tanta descolocación, tanto amor y deseo enfrentados... a calla, que son complementos maravillosos!!!
    Precioso poema

    ResponderEliminar